Escritos procesales

Formulismos abogadiles



Empezaba este blog hablando de formularios y ahora nos vamos a los formulismos.

Un formulismo no es lo mismo que un formulario. Por formulismo me refiero aquí a esas expresiones hechas, fórmulas o giros del lenguaje, más o menos peculiares del foro, usual y tradicionalmente empleadas para completar determinadas partes del escrito procesal.

Veamos a continuación algunos ejemplos de formulismos.


-«…como mejor proceda en Derecho…» (o su variante con hipérbaton, «como mejor en Derecho proceda»).

Se suele insertar en los encabezamientos de los escritos.

La expresión parte de una cierta contradicción, porque, o bien procede lo que decimos, o bien no procede en absoluto; pero, al menos idealmente, no puede ser que algo sea ajustado a Derecho, y que otra cosa sea más ajustada aún: no deberían caber grados en la conformidad a Derecho. Además, el uso del subjuntivo parece conllevar o un tanto de servilismo o una cierta inseguridad en lo que se va a decir.


Es Justicia que respetuosamente pido en…».

Este formulismo acostumbra a estar en la última línea del escrito, insertado justo antes de la fecha.

Que en los escritos procesales se está pidiendo Justicia es algo que va de suyo. Los Abogados siempre nos dirigimos a quien le corresponde constitucionalmente administrar Justicia precisamente con esa finalidad.

Y en cuanto al respeto, el mismo se presupone cuando estamos ante un poder público. Pero además, en realidad será el tono del escrito el que marque si se ha sido respetuoso o no; y por lo tanto, decir «respetuosamente» resultará superfluo sí así nos hemos conducido con anterioridad, e hipócrita (hiriente incluso) en caso contrario.


– «…todo ello sea dicho en términos de defensa…».

Ocurre aquí también que, muy frecuentemente, se utiliza este formulismo cuando nos hemos pasado todo el escrito manejando el lenguaje más aguerrido posible. Como si con ello se quisiera, falsamente, restar importancia a los anteriores ataques y mantener la ficción de ser respetuoso.


Como vemos, los formulismos no añaden nada al escrito. Pueden ser suprimidos sin que varíe mínimamente el sentido de lo que se dice. Porque no significan nada realmente. Solo aportan una apariencia sin sustancia o una seguridad en que lo que escribimos se inscribe en la tradición forense. Pero lo que supuestamente dicen se encuentra ya, explícito o implícito, en otras partes del escrito. Seguramente será por eso que el Diccionario de la RAE sólo tiene acepciones negativas para la palabra formulismo.

Creo que el estilo jurídico impone, para la próxima temporada, una buena poda de formulismos.

 

Anuncios
Estándar

3 comentarios en “Formulismos abogadiles

  1. Pingback: Primer aniversario con estilo | Estilo jurídico

  2. Pingback: Al rico pleonasmo jurídico | Estilo jurídico

  3. Pingback: Dichoso Otrosí | Estilo jurídico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s